De vuelta

Ya he retornado a la civilización. No lo digo con ánimo despectivo ni mucho menos, simplemente constato la gran diferencia que hay en la forma de vida de un entorno rural a un entorno urbano. Podría centrarme en muchos aspectos para constatar estas grandes diferencias, desde los más evidentes como las grandes distancias que separan un extremo de la ciudad de su opuesto y como afecta eso a las relaciones interpersonales o a nuestro nivel de estrés o cansancio. Pero eso no deja de ser una verdad de Perogrullo.
Hay cosas que provocan mi sorpresa. En un ambiente rural como la Alpujarra he percibido tres grandes tipos de personas. Los hippies, los foráneos y los lugareños.
  • Los primeros suelen ser extranjeros, hippies de tres al cuarto, que deben vivir de la sopa boba en lugares apartados del núcleo urbano, con más mierda encima que el palo de un gallinero (¡es que van "mu" guarros!). Acampan donde les da la gana y algunos viven en furgonetas desvencijadas y adaptadas como vivienda. No pueden tener respeto por el medio ambiente porque no creo que lo tengan por sí mismos. Ese no creo yo que sea un espíritu propiamente hippie.
  • Los foráneos suelen ser también extranjeros, en su mayoría ingleses. Supongo que han decidido dar un giro a sus vidas lejos del ambiente urbano, de las nubes y la humedad y han comprado cortijos en los que viven y donde practican la agricultura ecológica, la artesanía o quién sabe qué otros trabajos ya que la tecnología nos permite trabajar a distancia. Tienen un gran respeto por el medio ambiente, sólo hay que verlos comprar en el supermercado, llevan siempre bolsas de tela y no utilizan las de plástico, se relacionan con sus compatriotas pero no cierran las puertas al resto, hacen esfuerzos por integrarse y aprender el idioma.
  • Por último están los del lugar. ¡Ay! Se han apuntado a la modernidad, derrochan el agua olvidando que es un bien escaso, no reciclan ni reutilizan, es más, les parece una bobada que uno lo haga, como si hacerlo fuera un signo de esnobismo y se han desculturizado en muchos aspectos entre ellos el de la agricultura y la alimentación. Esa es una zona que siempre fue agrícola y ganadera, básicamente de subsistencia pero en la que se comía siguiendo las directrices de la dieta mediterránea. Ahora que pretenden hacer esa dieta patrimonio de la humanidad ellos se apuntan a la comida precocinada creyendo, supongo, que eso es un signo de modernidad y prosperidad. Digna excepción son mis vecinos, un matrimonio de mediana edad, sin formación académica pero con una gran cultura y sabiduría sobre las cuestiones del campo y la alimentación.
Es posible que yo tenga una visión sesgada dado que yo sólo paso un més al año allí, no lo dudo, alguno incluso me la podría rebatir pero cuento lo que percibo desde mi azotea.
Luego están las relaciones sociales. ¡Qué diferentes son de las que tenemos en una ciudad! pero supongo que eso viene dado por ser una comunidad pequeña y no por la zona geográfica, de todos modos, vivir en una zona cerrada por montañas creo que marca el carácter y si bien las comunicaciones han cambiado puesto que las carreteras permiten estar en la capital en unos tres cuartos de hora y casi todo el mundo tiene acceso a internet y la televisión que te enseña otras maneras de vivir, no olvidemos que todo eso es relativamente reciente y que el carácter se ha forjado durante siglos.
Esta  mañana leía en le blog de Núria que en el pueblo donde vive o estás con alguien o estás contra él y a ella también se le está haciendo difícil la convivencia allí. Los de ciudad creo que somos más individualistas, establecemos menos relaciones sociales pero más estables y sinceras y estamos acostumbrados a ser muy claros. Vamos, que hacemos patente aquella frase de más vale ponerse una vez colorá que un ciento amarilla. En una colectividad más pequeña la mayoría de las relaciones se establecen por intereses, no se puede uno poner a mal con su vecino así que no le dice las cosas claras pero por detrás le saca los pellejos. Varias personas jóvenes me han comentado que no tienen amigos en el pueblo, tienen gente con la que salen a tomar unas cervezas o de copas, pero los verdaderos amigos los han hecho lejos de allí, una vez fueron a la Universidad. Alguien, creyéndome una "cateta urbana", me advirtió de que no contase mis cosas a la gente del pueblo porque de hacerlo podría salir en el periódico caso de haberlo.
Luego están los niños, tan diferentes de los nuestros, emocionalmente pequeños pero sabiendo latín, "ennoviaos" desde los 14 años y para siempre porque es usual que te acabes casando con el novio que te echaste en la adolescencia.
En fin, que me quedo en una gran ciudad, que tiene muchos inconvenientes, es cierto, pero soy tan "desgraciá" que no sabría vivir en otro sitio.
Otro día, más…

7 comentarios to “De vuelta”

  1. Andreeannette Says:

    Hola buenas tardes.
     Me gusta tus impresiones a tu retorno de vacaciones.
    Me he fijado en todo lo que haz diferenciado…en el comportamento de las persnas distintas…
    He resentido mucha diferencias, yo tambien con lo que haz explicado. y creo entender el porque de todas esas diferencias.
    El sistema de vida de cada cual para su evolución no va a mismo ritmo que las modernidads que se implantan.
    Y la mentalidades siguen modificandose segun el tira y aflora del nucleo del peublo.. porqe se necesitan en su costumbes  y tradicones.
    En mi pueblo de Francia… Tambien siento diferncias.. y eso que en 40 años aquello cambio muchisimo, no solamente porque
    vienieron gente de afuera, pero tambien, porque  la modernisación hizo extragos, los nativos de este pueblo son ahora  como
    una minoria, (pero no unos incapables).  
    Antes era un pueblo agicol y ganadero y ahora es una zona residencial.
     
    Aah!  a lo  que te refieres de los supermercdos… y de las bolsas de platicos!! pues hace unos pocos meses que en el pueblo de mi primo… ( mi pueblecito)  ya  no dan bolsas de plasticos, por problemas ecologicos  Tenes que llevar tu bolsa ( tela).
      Bueno, me ha encantado  lo que has desciito.
    Un abrazo:
    Andrée-Annette.
     
     
     

  2. Hola Carmen: bienvenida de nuevo a "la civilización".
    He leido tu entrada y aparte de los comentarios sobre los tipos de personas que has encontrado en tu tierra, que desconozco por completo pero de los que tengo noticias, he de decirte que estoy muy de acuerdo contigo. Yo soy pueblerino (nacido en un pueblo) y estoy bastante, muy, desarraigado. Conozco a mucha gente que se va a pasar su jubilación a la tierra que dejaron años atrás y retornan con ansias de recuperar los años alejados. Yo, no. Por nada del mundo, voluntariamente, volveré al pueblo; es tarde y son cada vez menos las cosas que me unen a él. No cambio la ciudad que me lo ha dado casi todo por volver al pueblo. No cambio mi piso, mis rutas, mis sesiones de cine, mis salidas a la calle sin saludar a nadie o saludando a todo el mundo si me da la real gana; no cambio mi individualismo, que no aislamiento, por convivencias en las que más o menos te debes sentir observado. Quiero pasar desapercibido en mi barrio de la ciudad a pasear arriba y abajo cruzándote con todo el mundo, a quien tienes la "oligación" de saludar. Amo a mi tierra pequeña, pero un poco más a "mi" tierra grande.
    Un beso

  3. Rosa Maria Says:

    Describes como siempre perfectamente esas sensaciones que has vivido y que yo he experimentado a veces.
    Me alegro de tu regreso porque se echaba de menos tus palabras.
    A mi me toca a partir del 15 de Agosto. Ha sido un año muy completito, con sus cosas buenas y con otras menos buenas pero al fin y al cabo vivido..
    Como siempre vendré cargada de buenos propósitos que no cumpliré de cambios que no realizaré y de decisiones que no tomaré pero todo eso forma parte del ritual de las vacaciones..
    Ah!!!!!gracias por tu respuesta a mi pregunta, siempre tan sensata
    Un beso Carmen
    Rosa Maria Vs Candela

  4. He encontrado un comentario tuyo de ya hace la tira de tiempo y he decidido volver para ver como andaba todo.
    Por lo que veo no eres muy fan de los hippies, eh.
    Yo soy de barcelona ciudad y me he habituado a vivir en la urbe, a ver gente y vivir el bullicio pero he de reconocer que de vez en cuando, alguna escapada en un pueblo tranquilo y sin mucha gente, hace falta y ves lo relajante que es todo. Aunque a los 10 dias ya me subo por las paredes en busca de acción y estress.
    Un saludo de nuevo

  5. Carmen Says:

    Frank dice que no me gustan los hippies y se equivoca, quienes no me gustan son esos a los que en mi pueblo llaman hippies que no se lavan, que cambian el aceite del motor de su vieja furgoneta, que probablemente circula sin seguro, y sin ningún reparo lo tiran al río, esos que llevan a sus hijos comiditos de piojos y que acampan donde les da la real gana dejándolo todo lleno de basura. Esos no son hippies y a esos no los trago. Carmen dixit.
    Frank, yo también necesito esas escapadas, he vuelto diferente después de un mes allí, mucho más relajada pero ¿será por el entorno o porque he parado el ritmo frenético que implica mi vida laboral y personal?. Gracias por volver por aquí. 
    Gracias a Jose Antonio y a Rosa María por su bienvenida, yo también os eché de menos.
     

  6. javier Says:

    Y luego estamos los urbanitas que tampoco tenemos desperdicio, aunque lo conveniente sería que nos describiesen los lugareños de donde vamos a pasar un mes. (debemos parecerles extraterrestres con nuestras actitudes ridículas) Saludos desde Bcn.

  7. Carmen Says:

    J.J., sin duda nosotros les parecemos "catetos urbanos", económicamente pobres, el nivel de vida allí es otro. A 22 millones de pesetas están vendiendo allí pisos que aquí nos son inaccesibles por la cantidad de metros cuadrados. Y unos "malafollá" porque no vamos saludando a todo el mundo. Y no dejan de tener razón ¿no?
    Otro saludo para ti desde Barcelona, que ya he vuelto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: