Presunción de inocencia

Vivimos en un mundo rápido, en constante cambio, un mundo en el que a penas paramos a reflexionar o a sentir. Un mundo en el casi todo acaba pareciéndonos normal.
El sábado acompaño a mis hijas de compras. En una de esas tiendas del grupo INDITEX la gente se agolpa, parece no notarse la crisis. Cierto es que la crisis está permitiendo que ciertos establecimientos hagan su agosto, sobre todo aquellos cuya calidad y precios son más bajos. Frente al probador una cola que serpentea siguiendo el sendero de una cinta que no hace otra cosa sino cercarnos. Al llegar al probador nos cuentan las prendas de ropa, nos dan una chapa, también alarmada, con el número que corresponde a la cantidad de piezas que pretendemos probarnos, nos piden que pasemos el bolso por un detector colocado verticalmente sobre la pared, nos indican a qué probador dirigirnos. Es en ese instante en el que le digo a la señorita que aún existe la presunción de inocencia, que yo he venido a comprar, no a robar y que pese a que entiendo que un empresario proteja sus bienes con medidas de seguridad, todo eso me parece excesivo. Ella me mira con cara de circustancias y mi hija mayor baja la vista sintiéndose avergonzada por el mitin, que con buenas palabras y mejores formas, estoy dando. La mayoría de los clientes son personas jóvenes, a las que lo único que les interesa es conseguir la mayor cantidad de piezas de ropa al menor precio, para ir todas igual, uniformadas, así que ellas no rechistan. Intento explicarles a mis hijas que nosotras somos clientas, que vamos a dejarnos nuestro dinero allí y, que por tanto, deben tratarnos de otra manera. No sé si lo entienden. A ellas todo eso les parece normal.
…………………………………….
 
Salimos de allí no sin antes hacer otra cola similar a la anterior para poder pagar y nos dirigimos a un nuevo local de otra marca INDITEX.  La empleada es una joven de unos 18 años con cara de asqueada. La música en el local es frenética y el volúmen es considerable. La muchacha tiene cara, como diría mi madre, de necesitar un buen plato de lentejas. Está excesivamente delgada, ojerosa y triste, se la ve acansinada. Allí pido unos tejanos de la talla 42 para mi hija pequeña. Tiene 12 años y mide 1,63. No está en absoluto gorda pero cuando acabe de crecer será, sin duda, una mujer de bandera. La imbécil ignorante me dice que no los tienen, que es una talla muy grande. Evidentemente yo me lanzo a mitinear de nuevo, siempre con buenas palabras y formas, más que nada por evitar sacarle los ojos, pero ella me sigue mirando con cara de indiferencia y yo debo hacer verdaderos esfuerzos para no decirle que ella es sólo una media mujer porque con la estatura y la talla que tiene no llega ni a mujer tres cuartos.
Seguimos paseando por la tienda. Entonces me fijo en las empleadas. Niñas de entre 16 y 18 años. Bajitas, delgaduchas, deslucidas, con cara de poca salud. Todas ataviadas de igual manera, con un minivestido marrón. Barbies de medio pelo porque ni siquiera dan la estatura para más. Niñas ignorantes que probablemente no se han sacado ni la ESO porque estaban más preocupadas del espejo que de los libros. Niñas sin ninguna motivación para aprender, para progresar, sin autoestima ni confianza. Esclavas del siglo XXI, esclavas de su imagen, de su ignorancia, de sus empleadores que las buscan con un derterminado perfil. Salgo de allí con pena, con indignación y con el firme propósito de evitar, con todos los medios a mi alcance, que mis hijas se conviertan en algo así.
…………………………………
 
Esa tarde reflexiono sobre el ojo que nos controla, el Big Brother que no debe ser otro que el ojo de Dios. Seguro que muchos recordáis aquella iconografía: el ojo inscrito en un triángulo equilátero que simbolizaba el hecho de que Dios lo ve todo. Me siento observada en las tiendas cuando me graban las cámaras de seguridad o hacen pasar mi bolso por un detector. Me graban en el metro. Mi banco tiene toda la información sobre mis hábitos: qué compro, dónde como, a dónde viajo. Hace unos días surgió la noticia de que un instituto de Valencia estaba plagado de cámaras para garantizar la seguridad del alumnado y del mobiliario. Si cojo un avión atentan a mi intimidad haciéndome descalzar, quitar el cinturón o incluso, este verano, cacheándome. Tengo que vaciar mis bolsillos y todo el mundo ve qué llevo en ellos. No puedo guardar nada para mi intimidad. Lo último es ahora el escáner que me desnudará y así mis michelines, mis estrias y mi celulitis quedarán a merced de cualquier desconocido. Todo ello por seguridad y así, por la seguridad de los bienes de los demás y por la llamada seguridad mundial, yo me quedo sin uno de los bienes de la edad moderna  incluido en la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano (1789), la presunción de  mi inocencia.
 
 

15 comentarios to “Presunción de inocencia”

  1. Bueno, me he puesto al dia con

  2. Ya empezamos con los fallos…
    Decía que me he puesto al día con las entradas que no había podido leer estos días por no estar en condiciones de leer y reflexionar con atención.
    Que como siempre, tengo poco que opinar al respecto, puesto que me parece que escribes con una sensatez abrumadora.
    Si algun día soy madre… me gustaría ser como tú. Y si algún día llego a mayor, me gustaría tener esa "ignorancia" que dices que tienes.
    Gracias por tus puntos de vista con la claridad con la que lo haces, a muchos nos ayudas un poquito cada día.
    Un besazo, guapa!
    (Y que me alegro si estas mejor estos días, al menos, se te ve más activa)

  3. Ainsss, me he comido palabras en una de las frases:
    Gracias por expresar tus puntos de vista con la claridad con la que lo haces…
    (Encima, te monopolizo los comentarios)
    Más besos!!

  4. La os tia!  parece como si lo hubiese escrito yo por la rabia en las palabras.
     
    Di que si, que todas esas tiendas (no solo de inditex) venden estereotipos y humo muchas veces a unos jóvenes que no tienen la madurez necesaria como para definir su personalidad (por cierto, estas cadenas funcionan con el sistema de automoción: trabajo en cadena, distribución just in time y stock 0) atendidos por jóvenes esteorotipados sin formación ni ganas de vender.
     
     En los próximos años deberemos estudiar derecho para poder ejercerlo y preservar nuestra intimidad.
     
    Saludos (también) desde Bcn.

  5. Crisis what crisis? (Supertramp). Es la… que sólo tengan unas determinadas tallas que vemos mal. Somos inocentes hasta que se demuestra lo contrarío, pero la realidad es que nos ven culpables.

  6. muchosdenosotros Says:

    Yo también lo paso mal para encontrar un smoking de mi talla.
     

  7. Rosa Maria Says:

    Has relatado perfectamente una situación demasiado frecuente. Estas personas no tienen ningún tipo de preparación mínima de atención al cliente. Tratan a los clientes sin ningún tipo de tacto. También yo por la edad de mi hija frecuento esas tiendas y la sensación con la que salgo es idéntica a la que tu has vivido.
    Apoyo todas y cada una de las palabras que aquí has expresado y mi reflexión es la misma que haces tu.
    Esto es lo que hay, esto es lo que tenemos…una lástima
    Un beso
    Rosa Maria Vs Candela
     

  8. Te iba a poner un montón de barbaridades jajajajajajajajaja, na, sobre eso que escribiste, y es que tienes toda la razón, pa mi gusto sobran muchos (tex), pero sabes, yo también voy a comprar ahí de vez en cuando, sobre todo porque es mas barato que en las boutiques jeje, también es cierto que nunca he tenido que pasar por tanto control pero creo que si me pasara actuaría igual que tu, o sea, indignada…peroooooooooo si encuentro algo barato que me gusta, tanto me da el lugar… lo rejodido es que ahora mismo tal y como funciona todo este sistema consumista y capitalista, nos necesitamos unos a otros, quiero decir… yo estoy en el trapo (vulgarmente como se le dice al textil)… nosotros dependemos de todos estos (texs) para seguir sobreviviendo… si no seguimos la rueda nos vamos todos al carajo fijo… claro que habría soluciones… cambiemos el sistema puesto que éste se ha demostrado que es un desastre en todos los sentidos, pero ahhhhhhhhh…. ¿¿¿quien se moja primero…??? como siempre, los cuatro de siempre… vamos los alteradores del orden público jeje
    Va ser que lo que nos queda es seguir quejándonos en los blogs.. no..?
    En mi ciudad los cierres y despidos van a saco, hoy me enteré de otro grupo también del trapo que echa el cierre y deja a mas de 140 familias en la p. calle… dentro de unos meses quizás un año o más el C.I. plantará un nuevo centro aquí, sabes yo no tolero su política… pero eso dará trabajo a algunas de estas personas que hoy se estan quedando en el paro.
    Quizás es que tenemos lo que nos hemos buscado, aunque suene fatal.
    Besosssss

  9. Pues sí, como siempre escribes bien; alto y fuerte, y con mucha razón, aunque con un pelín de retórica y una pizca de demagogia (que no es malo de suyo, of course), pues no hay manera de rebatir lo que argumentas si no queremos entrar en una discusión bizantina. Para resumir mi postura, Carmen: esto es lo que hay. Masas dispuestas a consumir, a gastar, a viajar, a hacer colas, a ser controladas por medio de videocámaras, tarjetas con bandas magnéticas, muy pronto controles con el simple paso de una mano por el scanner, o por medio del iris. Firmas digitales, códigos de barras, infrarrojos capaces de detectar nuestros equipajes. Lolitasrobóticas encargadas de vigilar, controlar, acomodar, "estabular". Músicas de hilos musicales con sintonías preparadas para doblegar las conciencias y voluntades del ciudadanoconsumidor: música, láseres, y pantallas táctiles, de plasma, en las que encargar, pedir, solicitar, reservar y/o consumir cualquier tipo de producto, a cuál más inutil.
    Y por fin, y al menos algo sacaremos en claro; robots de tecnología nipona con el casco rapado, de metaluminio reforzado, peto de cuero con remaches de plasma biodegradable, y una porra en la mano, con descargas de milivoltios que dejen semiparalizado a los presuntos revoltosos de las discotecas. Al menos nos libraremos de algunos gorilas (perdón a  los gorilas) que asesinan en las puertas de las discotecas, como matones de barrio y mafiosos, a chavales indefensos.
    Carmen, siento ser pesismista pero ni Orwell podía sospechar las que se nos avecina si no ponemos remedio.
    Un beso, y prepárate para la etapa que se avecinan. Por cierto, soy vicepresidente de esta Asociación, por si te interesa adherirte. 
    http://www.estoydenavidadhastalosmismisimos.es

  10. Bueno, Jose Antonio dice que escribo con retórica y demagogia.
     
    retórica.
    (Del lat. rhetorĭca, y este del gr. ῥητορική).

    1. f. Arte de bien decir, de dar al lenguaje escrito o hablado eficacia bastante para deleitar, persuadir o conmover.
    2. f. Teoría de la composición literaria y de la expresión hablada.
    3. f. despect. Uso impropio o intempestivo de este arte.
    4. f. pl. coloq. Sofisterías o razones que no son del caso. No me venga usted a mí con retóricas.
    Me pregunto a cuál de estas acepciones se referirá
     
    demagogia.
    (Del gr. δημαγωγία).

    1. f. Práctica política consistente en ganarse con halagos el favor popular.
    2. f. Degeneración de la democracia, consistente en que los políticos, mediante concesiones y halagos a los sentimientos elementales de los ciudadanos, tratan de conseguir o mantener el poder.
     
    Aquí no me pregunto nada, mi intención nunca fue ganarme los halagos del personal. Escribo por desahogarme y mantener mi cabeza lo más ocupada y activa posible.
    Pincharé el enlace a ver de qué va
     
     
     

  11. Lo primero que hay que pensar es ¿Por qué son tan baratas estas tiendas? Por inercia tendemos a pensar que este abaratamiento es debido a la calidad de la prenda, pero si comparamos estas prendas con cualquier otra de cualquier otra tienda, realmente no se aprecia la diferencia. Pero entonces…si no se aprecia la diferencia…si la prenda es del mismo algodón…¿como se pueden permitir esos precios?…y es que los precios son el resultado del abaratamiento de costes en la producción…se llevan la fábrica a otro país en donde la población esté mucho más pobre que nosotros, donde los derechos de los trabajadores no existen y tengan que tragar con unas condiciones laborales inhumanas para poder comer, trabajando de sol a sol por unos sueldos de miseria, dónde el coste de la producción es ínfimo en comparación con el precio final que se paga en un centro comercial de otro país supuestamente "desarrollado", y así el empresario consigue un alto beneficio con respecto al minimo coste de su fabricación. La diferencia entonces la pagan los trabajadores de esa fabrica en el tercer mundo, y los trabajadores que se han quedado en el paro cuando cerraron la fábrica para llevarsela a ese otro país, como muy bien apuntó Liver y respecto a lo que J.J. puede también darnos un claro ejemplo con su experiencia en otro sector, pero con la misma política empresarial. Entonces lo que se nos presenta como un "chollo" realmente tiene un alto precio para los trabajadores que al final somos los mismos consumidores de esos productos. Nosotros mismos alimentamos esta cadena destructiva.
    Otro aspecto en este abaratamiento, es el personal de las tiendas que como muy bien apuntas son niñas entre 16 y 18 años, a las que también pagarán cuatro duros por estar ahí y aguantar la turba de gente dispuesta a comprar compulsivamente cualquier "ganga" que encuentren en las estanterias, porque si quisieran tener verdaderxs profesionales al servicio del cliente los tendrían que pagar en condiciones y ofrecer unas condiciones laborales que las niñas que tienen contratadas no se atreven a exigir. Y después de aguantar la horda ya me diras tú que cara se te quedaría y que simpatía quieres que te puedan ofrecer.
    Además, el centro comercial es la ruina del pequeño comercio que también es uno de los pilares de la economía, porque si damos nuestro dinero a grandes multinacionales que no reinvierten en los barrios sino que se llevan sus beneficios y su producción fuera del país, nuestra economía cae en picado, que es lo que está ocurriendo. Antes de comprar, tendríamos que tener en cuenta todo esto, y ser conscientes de la trampa en la que estamos cayendo.
    Así que la próxima vez que acompañes a tus hijas de compras, tal vez deberías inculcarles unos hábitos de consumo más justos y razonables, porque indirectamente avalando y dando pie con tu conformidad, a que sigan con esta rueda destructiva, y a la vez contribuyendo a que terminen siendo igual que todo aquello que criticas. 
    Porque con todo este consumo compulsivo, estamos consumiendo todo lo que nos rodea y a nosotros mismxs.
    Este sistema nos lleva a la destrucción si no hacemos nada para cambiarlo, al contrario que Jose Antonio, yo creo que si hay esperanza, y que si no somos capaces de pararlo, nos merecemos todas las calamidades que nos esperan, y como dice Liver, no dejar que seamos los cuatro de siempre los que nos dediquemos a combatir esta lacra, ser conscientes y actuar en consecuencia, quejarnos en los blog no es suficiente.
     
    HAY QUE POTENCIAR EL PEQUEÑO COMERCIO FRENTE A LOS CENTROS COMERCIALES, y tenemos la obligación de educar y alertar a nuestros hijxs de la trampa de este sistema fascista, capitalista y consumista desde pequeñxs. La moda, la publicidad nos crean necesidades artificiales para volvernos esclavos deudores de por vida.
     
    Dentro de poco, no tendremos tanto dinero que gastar y cada vez menos podrán permitirse estos lujos. Debemos gastar el poco dinero que tenemos con cabeza.
     
    Salu2
     

  12. Bueno, me sorprendo a mí misma por estar tan de acuerdo con los comentarios de MI(A)OM. No puedo rebatirte en nada. Tienes razón absolutamente en todo. Sólo añadiría una cosa, por discrepar en algo, se nota que no tienes hijos en edad preadolescente, intentas inculcarles valores, pero en la adolescencia, por definición, deben sentir que pertecen a un grupo. Así que, a pesar de que los padres y madres nos empeñemos en educarlos en ciertos valores, la fuerza del grupo tiene un gran valor para  ellos. Llevar una determinada ropa los identifica como miembros de ese grupo, así que es difícil aunque no dudo de que los resultados de la educación darán sus frutos a su debido tiempo.
    Por otra parte eso es la pescadilla que se muerde la cola. Tú lo has dicho, vienen tiempos de escasos recursos económicos y eso nos lleva, irremediablemente, a comprar en aquellos lugares con precios más ajustados y ¿cuáles son esos? evidentemente los que han disminuido sus costes de producción por las cuestiones que tú has apuntado en tu comentario.
    Todo es muy difícil, ¿no te parece?

  13. Carmen, en los dos casos, la acepción 1.😉

  14. Quisiera aclarar algo, aunque sea tarde y nadie se acuerde ya de esta entrada jeje…
    Aqui que una como dije es del trapo, aclaro algunas cosillas, en cuanto a calidad: el tejido seguramente será el mismo, pero depende que quien te lo provea y de las artes que tu tengas para conseguir un buen precio, si el pedido se compone de bastantes metros o kilos, puedes conseguir algún descuento, ahí la prenda ya lleva un abaratamiento. La mano de obra: si es un taller nacional y que además trabaja fino, no le puedes pagar cuatro duros, así que si sabes que tu cliente te va a pedir un precio barato, directamente se lo das a un taller de chinos, ellos trabajan mogollón de horas, incluso festivos si hace falta… no problem, eso si, ellos van a saco, asi que no pidas mucha calidad en la confección de las prendas…hay clientes que a la mínima te lo van a devolver si descubren algo diferente a la muestra que les enseñaste, pero despues de pasar por la plancha la prenda parece otra… no se nota na… a los talleres chinos no les gustan las prendas complicadas porque tardan mas tiempo… si les das prendas con mucho trabajo tendras churros seguro…
    A una prenda se le carga el % correspondiente a tejido, fornituras, mano de obra y acabados, saldos, y los corresp. a los gtos. de la empresa, como nóminas y gtos. varios, etc… también depende mucho del beneficio neto que quieras que te deje esa prenda… suele ser bastante… pero también es verdad que debido a la gran competencia, cada vez tienen que ajustar mas sus precios… y además, valga decir que algún grupo de estos importantes imponen sus condiciones o sea sus precios de compra y no se bajan del burro.
    Yo no estoy en contra de estos grandes centros…estoy en contra eso si, de que haya tantos, tampoco creo que la pequeña empresa sea ninguna bicoca, durante mucho tiempo han impuesto ellos sus condiciones, entre ellas precios super elevados, tampoco es que hayan creado mucho empleo, ya que suelen utilizar mucho el sistema de trabajadores familiares, con lo que todo queda en casa y en muchos casos ni siquiera se molestan en estar asegurados todos los familiares que trabajan en la empresa. Puede que las tiendecitas de barrio sean mas económicas… eso si de barrios obreros, porque lo que es en otros barrios es prohibitivo comprar en ellas y lo escribo con conocimiento de causa… a mi me gustan por su servicio… pero yo al menos tengo que repartir mis compras entre ellas y las grandes superficies…vamos que no es oro todo lo que reluce… yo he visto unos simples tejanos a 160 euros en rebajas en una tda. llamesé boutique o lo que quiera…era una tda. pequeña, cuando protesté me dijeron que no entraban los tejanos en las rebajas porque son de toda temporada… entonces les pregunté si esos en particular tenian algo que les hacia especiales para ponerle ese precio… me miraron con cara rara, poco les falto para decirme que no eran para mi clase…. en fin..
     
    Ahi queda….
     

  15. Perdónnnnnn las tiendecitas les suelen cargar a una prenda el 100 x 100 (algunas bastante mas) sobre el precio que la compraron ellos.
    Un vestido que salía por unos 15 euros, lo vi en la tda. a 60 euros. El vestido era nuestro.;)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: