De terapia IV

Ya hemos agotado nuestras dieciséis sesiones de terapia. Globalmente todas hemos experimentado mejoras considerables. Partíamos, todas, de la pemisa de estar de baja laboral. Esta condición es importante puesto que la fibromialgia va asociada a la fatiga. Por otra parte hemos tenido la posibilidad de que la reumatóloga nos ajustase la medicación semanalmente. El papel del psicólogo también ha sido fundamental puesto que nos ha ayudado a reflexionar sobre nuestra personalidad y sobre los cambios que deberíamos hacer para convivir con la enfermedad. También el trabajo de la fisioterapeuta que nos ha instruido en los ejercicios que deberemos hacer en casa.

La verdad es que me aburre terriblemente la jodida fibro. Hoy me han llamado del colegio. Cada año celebramos el día de la tortilla, me han invitado a comer. En principio he dicho que sí, me hace ilusión poder ver a mis compañeros. Más tarde he hecho lo que el psicólogo llama una anticipación negativa: he imaginado la fatiga que tengo hoy incrementándose. Me he visto dando explicaciones sobre el curso de mi enfermedad y del tratamiento a mis compañeros que ya sé que preguntan de buena fe pero eso me agota más si cabe. Así pues, he decidido no ir, no sé si el psicólogo hubiese desaprobado esa conducta pero ya no tiene vuelta atrás. He cambiado el relacionarme con las personas por hacer una siesta en el silencio y la soledad de mi casa.

Me siento agobiada. He hecho el tratamiento, he mejorado, pero sigo estando enferma. Me veo más capaz de adaptarme a la vida cotidiana que  a la laboral. Si la premisa es: cuando se incrementa el dolor cambiar de actividad. ¿Cómo aplico yo eso a mi vida profesional? Probablemente es que soy más tonta que Pichote pero no sé cómo hacerlo. Lo único que tengo claro es que no quiero volver al punto al que estaba. No quiero arrastrarme durante la semana por la escuela con un humor de perros, consumida por el dolor y la fatiga, haciendo mi trabajo a medias y sin ilusión. No quiero estar de mal humor con mis hijas al llegar a casa y tener que acostarme porque no me tengo en pie. No quiero caer en picado el fin de semana y no poder hacer nada con mi familia para recuperar algo de fuerzas para volver al mismo círculo el lunes.

Dicen que a Manuela de Madre la terapia le ha funcionado y yo me alegro, pero, como decía Ortega y Gasset, yo soy yo más mis circunstancias. Y mis circunstancias son que yo tengo que hacer frente a la organización y la logística de una casa, a la educación de mis hijas y a un trabajo con un nivel de responsabilidad que no me permite, hoy por hoy, flexibilizar los horarios o ausentarme de mi puesto de trabajo cuando el dolor o el agotamiento se ceben conmigo.

8 comentarios to “De terapia IV”

  1. Hola guapa… pues si estoy algo mejor… al menos ya respiro jeje… aunque estos días de agobio me estan dando la idea para otra entrada… ya veremos…Sabes, yo no sé mucho pero creo que no a todas las personas que sufren de fibro, les ataca de la misma forma o con la misma intensidad, por eso supongo que no es muy de recibo hacer comparaciones, al menos de las personas que yo conozco, cada una la sufre de distinta forma, aunque la enfermedad sea la misma, supongo que va por niveles, intensidad… bueno ya me entiendes, por ponerte un ejemplo, mi amiga de Canadá tiene etapas en las cuales aguanta muy bien, cuando ha venido a España de vacaciones para ella ha sido siempre la mejor terapia, según ella el sol de España es milagroso, incluso unas pastillas (no recuerdo ahora cuales son), pero vamos de lo mas simples y que puedes comprar sin receta en la farmacia, a ella le ayudaban mucho… sin embargo tiene temporadas en las que se aisla de todo y de todos, tuvo que dejar su trabajo, aunque después con el tiempo encontro uno por horas varios días a la semana en una consulta de acupuntura y ahí estuvo un tiempo, le venia bien hacer algo…salir de la casa… de eso ya hace bastante… ahora hace mucho que no sé de ella, al principio cuando yo no entendia lo que era la Fibro y sus consecuencias, estas ausencias me cabreaban…. ahora ya no, solo espero a que regrese cuando ella crea que puede. Pero en fin, que supongo que cada uno es un mundo incuso con fibro.Un besote guapaaaaaaa

  2. holaaaaa, que bien, ya te tenemos por aquí de vuelta, me alegro mucho de verte de nuevo. Sabes una cosa, aquí tambien tenemos nuestro día de la tortilla, pero solo en mi localidad, en el resto de Madrid no se hace, y ese día todos nos vamos a comer la tortilla de patata al campo con los amigos y los crios, además ese día es el cumpleaños de mi hijo, el 9 de marzo. Pero te voy a tener que echar una pequeña bronca, no sé lo que dirá tu psicólogo, pero yo creo que deberías haber ido, sé que estarás cansada de dar explicaciones a todo el mundo sobre tu enfermedad, pues simplemente no lo hagas, pero seguro que te hubiera venido bien hablar con los demás, en fín, discúlpame si me meto mucho en tus cosas, pero solo te lo quería decir. Pues nada Carmen, espero que tires palante como los de Alicante, así que ánimo, y muchos besos

  3. Fernando Says:

    Me alegro mucho de que experimentes algo de mejoría, recuerda que andar es dar un paso y después otro. No creo que el psicólogo te hubiera echado una bronca porque ellos no hacen eso. Te hubiera cosido a preguntas, seguro. Yo entiendo que no fueras a ese festival, es duro cuando todos te miran con cara de pena. Yo me he acostumbrado a no salir de casa cuando tengo un mal día, así cuando me ve la familia siempre digo lo mismo: "Estoy bien" y ellos se tranquilizan: "Te veo mucho mejor", aunque la procesión vaya por dentro. Es dificil mantener el equilibrio, porque si parece que estás "muy bien", siempre hay quien piensa que quizás "no sea para tanto". Y encontrar trabajo no debe ser nada fácil, aunque no es imposible. Espero que tengas suerte para encontrar algo a la medida de tus fuerzas y tu ánimo, pero no ahora. Ahora busca distracciones que te gusten y piensa en ti. El que a alguien le funcione bien la terapia es una esperanza, pero tu adaptate a tus circunstancias y relájate. Cuando llegue el momento de hacer otras cosas lo sabrás, tu cuerpo te lo pedirá, y hay que escuchar al cuerpo. Como siempre que te escribo, intento poner un poco de mi energía en cada letra, a ver si te llega. Un abrazo y cuidate y que te cuiden.

  4. es dificil mantener el ritmo diario y compatibilizarlo con la enfermedad que puede aminorar en intensidad de dolor pero siempre convive con nosotras.Yo llevo tres meses a base de acupuntura, ya sabes, que si el yin que si el yan,patatín patatán et voilá,el grado de dolor ha disminuido considerablemente.es otra opción,siempre hay que intentarlo todo porque debemos seguir adelante….aunque duela.un beso guapa.

  5. Rosa Maria Says:

    Estoy con Montse, no pienses en si vas a volver a sentirte mal; sabes que mi enfermedad es también bastante jod..ayer creía quería arrancar toda lal parte derecha de mi cuerpo y que hize? me puse mis mejores tacones mi blusa preferida y me fue al trabajo con las lágrimas saltadas, cuando cruzé la puerta principal de mi oficina, cambié el chip, necesitaba pensar en todo lo que tenia que hacer; me dolia Carmen, me dolia mucho pero hay que sacar las fuerzas sobre todo mentales para que esto no pueda con nosotros. No pienses demasiado en el mañana , piensa en la siguiente hora como mucho. Un beso enorme..

  6. Hola, gracias por devolver la visita que te hiceTe ofrezco esta poesía que escribí hace unos mesespensando en personas con una situación difícil (yo también pasé algo, y ahora estoy bastante bien)No te ayudará, pero me apetece hacerlo Salut i Força La vida secreta de las personasLos latidos bailan la danza de la música que percibendentro de la armonía en la que viven Estirada en el atardecer sueño Soles.Sobre la negra noche brotará una alborada,no quiero mi cuerpo intacto de brillantes emociones,y fantaseo estar como una niña recién enamoradaPienso en la canción presa en nuestros corazones,imagino el sonido en rocas que se desgastan (Crecerán las playas) en la pugna de aguas azules acariciando la costa, y bravas espumas blancas.Melodía dulce, y en trance de borrasca, áspera. Mi mente, en la noche a solas, aquí estoy suspendida sobre las gélidas tapias de mi museo sentimental,solo oigo aquello que me digoy ya estoy un poco cansada.Siempre lo mismo, las rocas se desgastanMi cuerpo…!

  7. Tu sigue con esa terapia, si ya se acabó en el Hospital, la haces en tu casa, no te rindas. Creo que habrás leído el articulo que sacó el Hospital del Mar, sobre la fibromialgia, no te lo mandé por no tener tu correo. Creo que es un gran paso el reconocer que el dolor existe. Yo llevo una semana mala, me duelen muchos los brazos, están como llenos de nudos, los pulgares, el cuello, ya no se si es de la fibro o del cuello, aunque hoy me duele todo, apenas me puedo rozar la cara externa del muslo, en fin que te voy a contar, cuando todo el cuerpo está rígido me pongo fatal, pero mira así y todo ayer estuve dos horas caminando y me mejoré. Mañana te comento lo otro, que ya es muy tarde. Besitos.

  8. Kitaro Says:

    Hola Carmen; te escribo en esta entrada, porque hoy he visto algo interesante acerca de la fibromialgia, aunque puede ser que ya lo sepas.Parece ser que hay un avance en el cúal se ha descubierto que esta enfermedad se debe a un nivel bajo de una molécula encargada de reparar la estructura muscular por lo cúal, este avance abre nuevas vías para el tratamiento. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: