Crónica de un funeral

Hoy ha sido el funeral de Agustín. Núria lo describe en su blog a la perfección. Era un hombre libre, nunca se casaba con nadie, iba a su aire pero era valiente y nunca obviaba el expresar aquello que pensaba pero sin dogmatismos, sin estridencias. Como dice Núria, cuando estaba tan enfermo, ninguna de las dos nos atrevíamos a llamarlo porque al estar mal no sabíamos qué decirle. Él llevaba la conversación y nos liberaba del peso de tener que darle ánimos cuando a nosotras no nos salían.

A finales de enero nos reunimos en una comida las fotos de la cual podéis ver en la anterior entrada. Estaba muy enfermo. Creo que todos éramos conscientes de que sería la penúltima reunión. La última ha sido hoy.

Era deportista y además pertenecía al gremio de la tiza, como él decía siempre, con especialidad en Educación Física. Tenía una gran disciplina, tanta que, sin tener ganas, se esforzaba en comer a pesar de su estado. Hoy vestía chandal ¡Con dos cojones! Así lo había decidido él.

Hace un par de semanas acudimos a verlo al hospital. Nos contó que se moría. Con una serenidad que nos dejó petrificados en el sofá de la habitación. Al acabar su explicación se dirigió a mí y me preguntó -Y tú, ¿cómo te encuentras?. Yo balbuceé – Bien, estoy bien.

Hoy ha sido día de muchas emociones, eso me pasará factura mañana. Por una parte el dolor de perder a un amigo, el dolor de ver a Luisa, su compañera, y a sus hijos que lo han perdido. Por otra se me han revuelto las tripas de ver a personas que hace años nos hicieron mucho daño. Las heridas no se cierran y hoy lo he comprobado, pero esa es otra historia…

6 comentarios to “Crónica de un funeral”

  1. Mª Candida Says:

    Era una persona sumamente sensible al sufrimiento de los demás, siempre dándote ánimos ,olvidándose de su sufrimiento; se enfrentó a la muerte con una gran valentia y fue consecuente con sus ideas hasta el final. Tus amigos te querremos siempre y seguirás entre nosotros. Candi

  2. esperanza Says:

    ¡Ay Carmen, en que triste momento me asomo para conocerte y agradecer tu comentario en mi precario espacio!Sé lo que es perder a un amigo y el vacio que deja. Lo lamento mucho. Pasaré en otra ocasión.Un fuerte abrazo.Esperanza.

  3. isabel Says:

    Bellas palabras las que dedicas a tu amigo Agustin y es cierto que era una gran persona, asertivo y buen compañero.Un beso muy grande Carmen

  4. Resulta duro… muy duro, y es curioso como a veces son ellos los que nos levantan el ánimo…Un besote

  5. isabel Says:

    Carmen gracias por avisarme porque si no no me hubiera enterado.Gracias y deseo que estés bien

  6. hola Carmen, no había leído esta entrada antes, y la verdad es que ahora me queda una sensación de tristeza… pero la vida es así, y la muerte tambien, y aunque sabemos que hemos de morir nos resistimos a pensar en ello como algo cercano a nosotros, siempre vemos nuestra muerte o la de nuestros seres queridos como algo que "algun día llegará, pero muy lejano" y cuando nos sorprende con su presencia nos deja hechos polvo. Espero que te recuperes pronto, y que estes mejor de lo tuyo. Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: