Uso y abuso del Castellano II

Bueno, en esta entrada cabría hablar solo del buen, buenísimo uso del castellano que hace Ildefonso Falcones en su último libro: La mano de Fátima. Rigurosamente documentado, con una trama que mantiene el interés del lector desde el inicio de la novela. En ella hace una utilización rica del lenguaje, precisa cual bisturí de cirujano pero llena de matices como si se tratase del pincel de un maestro de la pintura como lo es Velázquez. Cada palabra se convierte en una pincelada que va completando el cuadro con ricos detalles hasta llegar a lo que esta humilde lectora cree que es una obra maestra.

Jamás me gustaron los libros “gordos” me pesan demasiado en las manos pero éste, con sus más de 950 páginas se me ha hecho breve. He disfrutado de cada momento y, en ocasiones, cuando el sueño me vencía se me hacía difícil dejar la lectura. Durante el día he anhelado el momento de tener un huequito libre para poder proseguir con mi lectura. Vamos, que el libro me ha enganchado como sólo lo hacen los grandes libros.

La acción se inicia en las Alpujarras en 1568 con la revuelta de los moriscos a causa de las injusticias que sufren y que incumplen los acuerdos alcanzados tras la rendición de Boabdil.   El hilo conductor de la novela es el protagonista, Hernando Ruiz, hijo de una morisca y un sacerdote cristiano, atrapado entre dos religiones, la cristiana y las islámica. El libro narra el genocidio que sufrieron los moriscos y pretende lanzar un mensaje de tolerancia y convivencia entre las diferentes culturas y/o religiones.

 

 

En breve otra entrega del Uso y abuso del castellano.

5 comentarios to “Uso y abuso del Castellano II”

  1. Lo leeré en cuanto pueda. Pero me extraña que te asombre el buen uso del castellano de este escritor. Que yo sepa,a estas alturas, cualquier escritor de renombre lo hace igual. De bien.Al menos es lo que detecto, ya que debo ser el bicho raro nº 1 al que le interesa más el cómo lo narran que el qué cuentan de una novela. Y bueno… queeeeé envidia me dan.

  2. Carmen Says:

    A mí también me dan envidia, qué no daría yo por escribir como ellos. Por cierto, no te doy la razón, todos no escriben igual, de bien.

  3. núria Says:

    puestos a tener envidia, en este momento me dan envidia los que son capaces de escribir

  4. Kitaro Says:

    Por cierto, el otro día ojeando un libro, me encontré varias veces la palabra (hartículo), me quedé a cuadros, porque todo lo demás estaba correctamente escrito, pero artículo escrito con H, nunca había sabido que existiera e incluso lo dudo porque el texto estaba referido a un escrito, me hizo daño a la vista. Un fuerte saludo.

  5. Tomo nota de tu recomendación, aunque aún tengo en casa sin leer La catedral del mar, precisamente por lo que comentas, libros gordos, huyo de ellos, me duelen las manos, tenía un atril, y mi hijo muy amante de tirar cosas, se deshizo de él, buena falta me hace. Cuando un libro te atrapa desde las primeras hojas es que es muy bueno. Besitos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: