Funcionarios públicos

Mayson me envía este correo sobre los funcionarios.

Tiene tela que nos rebajen el sueldo a nosotros y no a los empleados de centros concertados. ¿No trabajan ellos también para la administración?

Alguien tenía que pagar el pato y por tener el empleo fijo somos pasto de envidias. Nos lo ganamos a pulso, estudiando cuando otros se dedicaban a vivir la vida porque ganaban más en otros trabajos. De todos modos cuando las barbas de tu vecino veas pelar……

 

Asunto: Funcionarios públicos y sueldos congelados

En 1956, Dolores Medio escribió “Funcionario público”, novela desgarrada
donde se narran las penurias de Pablo Marín, funcionario atado a un sueldo
mísero que malvivía en un cuartucho junto a su mujer.

Tras las décadas siguientes de desarrollo, la figura del empleado público casi indigente, trasunto del cesante de novelón galdosiano, fue poco a poco hundiéndose en el olvido.
Pero en los últimos días, la cloaca política y mediática neoliberal ha babeado de placer ante los ecos de una posible congelación salarial a los funcionarios. Sin embargo, nada sería más injusto que pasar la factura de la crisis a este colectivo.

Así, en los momentos de hervor económico y ladrillazo, un encofrador podía duplicar el sueldo de un Técnico Superior de la Administración, y para conseguir que un albañil viniera a casa había, poco menos, que apuntarse en una lista de espera y cruzar los dedos.
Mientras los funcionarios perdían poder adquisitivo y realizaban malabarismos contables con el sueldo, miles de paletos de eructo, puti club y caspa montaban una constructora y juntaban billetes de quinientos euros como cromos. Legiones de jóvenes abandonaban los estudios y dejaban sus libros escolares criando polvo mientras se pavoneaban en coches refulgentes… ¿los funcionarios? Unos “pringaos, hombre, unos “pringaos”… ¿para qué
estudiar?, ¿para qué invertir?, ¿para qué innovar?…
“España va bien”.

Y mientras tantos celebraban sus ganancias entre cubatas, risas, rayas de coca y “España va bien”, miles de hombres y mujeres habían inmolado sus mejores años junto a una taza de café cargado, un flexo y un temario de oposiciones. Con los codos clavados en una mesa, viendo la vida desfilar a través del claroscuro de un ventanal, a la espera del momento crucial y temible de los exámenes.

Pues bien, ahora resulta que, según los neoliberales, los efectos de aquellos excesos han de pagarlos los “privilegiados funcionarios”, precisamente el colectivo que apenas se benefició del auge económico y que, por supuesto, no provocó la crisis.

Según ese planteamiento no pidamos cuenta a las entidades bancarias que prestaron dinero sin las debidas garantías. No pensemos que las ganancias obscenas de la especulación acabaron en paraísos fiscales. No indaguemos en ayuntamientos y comunidades que dilapidaron millones encargando obras absurdas que enriquecieron a empresarios. No, no… todo esto que lo paguen los funcionarios.

Sí, los funcionarios, aquellos “pringaos” durante los años del falso esplendor económico.
Sí, el juez que sacrificó como poco cinco años en una oposición terrorífica (aparte de los cinco de carrera) para ganar menos que muchos fontaneros. Sí, los miles de opositores que hubieron de recurrir al Lexatín, el policía que se juega la vida por mil quinientos euros mensuales, el auxiliar que no gana más de novecientos… ¡resulta que estos han de pagar la crisis y son unos “privilegiados”!

Gustavo Vidal Manzanares es jurista y escritor

2 comentarios to “Funcionarios públicos”

  1. Se puede decir más alto, pero no más claro, este país cada vez lo entiendo menos, o será que yo no ando muy bien, pero escucho la radio, la verdad las cosas que oyes no son nada alentadoras, vamos a ver como acabamos, esta mañana escuché que hasta el 2012 seguiremos a peor, espero que la persona que lo dijo se equivoque, aunque al parecer, ya en el 2006 anunció lo que está ocurriendo en estos momentos. Vamos a pensar de forma positiva porque todo vaya a mejor. Besitos.

  2. Liver Says:

    De acuerdo en muchas de esas exposiciones, vamos podría decir que en todas y aunque como ya dije anteriormente estoy totalmente en contra de esas medidas de reducción de sueldo y tal, el otro día escuchaba algo que también me hizo pensar bastante, llevamos dos años de crisis y ha hecho estragos en cientos de empresas privadas otras cientos ya no existen y no me estoy refiriendo a empresas del ladrillo, el caso es que en todo este tiempo miles de despidos y cierres, nadie se ha planteado una huelga general, los sindicatos que yo sepa no lo han sugerido en ningún momento, parece como si todas esas destrucciones no se tuvieran en cuentan nada mas que para los datos numericos del paro, no se lo tomen a mal, pero en todos esos datos no creo que haya ni un solo funcionario, me importa bien poco que todos esos señores del ladrillazo ahora se queden con el culo al aire, que muchos de ellos no tengan ni para pagar la torre, que haberlos haylos, pero si que me importa y mucho las consecuencias y esas consecuencias son las colas interminables en la oficina de empleo, me pregunto porqué no ha habido un paro general por tanto desproposito… quizás porque eran de la privada..? Una huelga general debería plantearse cuando todos estamos jodidos, ( o sease antes ) plantearla ahora como una respuesta al decretazo creo simplemente que es un error, porque mucha gente no se va a sentir identificada ni representada.Bueno no sé, es mi idea… pero naturalmente puedo estar equivocada.Besotes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: